Follow by Email

domingo, 20 de marzo de 2016

Capítulo 4 Proteo en la mente de las personas

En el pasado me dijeron que la gente iba pensando por ahí que yo tenía aspecto de matar gente, creo que es un rasgo de mi apariencia que ha ido disminuyendo o se ha ido domesticando, eso lo sé, porque ahora soy tan sólo una antipática más. En el inicio de los tiempos me enteré que otra gente de mi edad decía que yo era "sádica", lo cual para gente menor de trece años es un apodo bastante gracioso; quién sabe qué entendían los niños por "sádico".

La gente suele decir: "preferiría tener una muerte rápida".
He llegado a pensar que nunca cambiamos aunque creamos que lo estamos haciendo. Visualizaba el momento final en nuestras vidas en el que uno se está despidiendo de su propia mente, mientras ésta se va apagando... creo que preferiría una muerte lenta y dolorosa a una muerte rápida e indolora si es que ésta no permite el momento de clarividencia a la hora de despedirse de uno mismo. Está claro que esos microsegundos de muerte rápida también pueden medirse de otra forma y poder desplegarse (desdoblarse como papel plegado) representando toda nuestra vida frente a nosotros, pero yo preferiría, además, contar con la conciencia plena de irme apagando. No sé por qué, pero intuyo que todo lo que creemos que hemos ido logrando, nuestras grandes empresas y enseñanzas debidas a la experiencia, no son gran cosa para alterar a lo inamovible/esencia/destino. Siento que cuando vamos avanzando hay dejavus de reconocimiento de caras y edificios porque todo eso está ocurriendo al mismo tiempo en distintos planos de la existencia y si son tan fuertes viene de chispazo esa reminiscencia... así como nos estamos muriendo estamos viviendo la infancia y los momentos traumáticos todo al mismo tiempo. Si esto es así, lo que sentimos como mutaciones cuando experimentamos esos cambios que vemos como grandes...solo son diapositivas de un aparatito de esos con los que jugábamos poniéndolo frente a nuestros ojos y cambiando de imagen una tras otra. ¿cómo se llamaba? Voy a buscarlo y a pegar la imagen aquí:
Nos creemos como Proteo, pero nunca llegamos a la verdadera transmutación. Aunque la gente mayor y sabia crea despertarse cada día siendo una persona nueva. Oh, lo siento por la noticia, todo es lo mismo, miren el disco desde afuera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario